Candidatos Constituyentes del oficialismo piden avanzar en ciudades accesibles e inclusivas para personas en situación de discapacidad

  • Ante el inminente súper lunes, se vuelve urgente contar con más espacios públicos, y privados acondicionados no sólo con rampas, sino con información para quienes no pueden escuchar y tienen problemas en decodificar un mensaje.

Hoy lunes 1 de marzo se vive un nuevo “súper lunes”, donde los atochamientos vehiculares y el lleno total del transporte público son una escena que se repite año a año, lo que preocupa a quienes postulan a la Convención Constituyente porque esta vez el caos se dará en el contexto de la pandemia que afecta al mundo entero y que aún no es controlada en nuestro país.

Los candidatos constituyentes por el distrito 13 de la Región Metropolitana, Matías Poblete y del distrito 25 de Los Lagos, Marisol Bañares, hicieron un llamado al Ejecutivo a avanzar en ciudades amigables para las personas con discapacidad, con mayor acceso físico y de información para quienes justamente tienen dificultades de desplazamiento o de comprensión de mensajes.

Poblete, que tiene discapacidad visual dijo que “este súper lunes será un nuevo súper lunes complicado para la accesibilidad de las personas en situación de discapacidad. Nuestro país aún está al debe en materia de infraestructura, información y tecnologías que puedan estar disponibles para el uso de todas las personas, incluyendo aquellas que se encuentran en situación de discapacidad”.

En ese sentido, indicó que “estarán más personas en el transporte público y quienes tienen situación de discapacidad tendrán dificultad para ocupar el espacio destinado para ellos, por ejemplo, para las sillas de ruedas, sobre todo, considerando el distanciamiento social.  Por ello, solicitamos a los alcaldes que se preocupen de fiscalizar el cumplimiento de esta normativa en sus comunas para avanzar a una ciudad más accesible. Las comunas de la periferia del gran Santiago, como el distrito 13, escasamente cuentan con guías de bastón, veredas en buen estado, semáforos accesibles para personas sordas, ciegas y sordo ciegas. Nos queda mucho por avanzar en una ciudad accesible para todos”.

Mientras, Marisol Bañares, quien se encuentra en silla de ruedas, explicó que “como país carecemos de acceso universal, estamos al debe y los puntos más críticos es el acceder libremente a cualquier edificio, principalmente, los que pertenecen al Estado, que las calles cuenten con rampas, adoquines para ciegos y que la televisión abierta como privada cuente con un intérprete de lengua de señas para que todos tengan derecho a disfrutar de una comedia, dibujos animados, reportajes, entre otros”.

“La ley ha sido insuficiente partiendo desde el Estado, que ha sido el que más ha fallado. Actualmente, más cumplen los privados haciendo mejoras. Se puede aprovechar el poco flujo de personas para modificar calles y accesos”, comentó Bañares.

Desde la Región de Coquimbo, el candidato constituyente por el distrito 5, Ronald Brandt, enfatizó que la mirada de las personas en situación de discapacidad no puede estar ausente en la redacción de la futura Constitución. En materia de vivienda se requiere consagrar el derecho a una vivienda digna. En este caso, el Estado debe velar por que se cuente con la infraestructura adecuada para las personas que tienen movilidad reducida.

En la misma línea, el aspirante por el distrito 9, Felipe Obal, coincidió “que estamos al debe con las personas en situación de discapacidad respecto de avanzar hacia una ciudad más accesible y amigable. Tenemos normativas que regulan que los edificios públicos y privados cuentan, por ejemplo, con rampas o puertas más amplias, sin embargo, aún vemos instalaciones que no cumplen con los estándares mínimos”.

“Necesitamos, además, semáforos para personas ciegas, veredas en buen estado y, especialmente, que la infraestructura del sector público dé el ejemplo al resto. Para ello, el Estado debe realizar las inversiones necesarias y los municipios tienen que fiscalizar con mayor fuerza. Es urgente hacerse cargo porque en marzo este déficit se hará más evidente y no podemos continuar postergando esta política tan clave para el mundo de la discapacidad”.

Chile cuenta con la Ley 20.422, que establece medidas sobre de accesibilidad y diseño universal y desde el año 2016 Chile cuenta con el decreto supremo 50 del Minvu que regula la accesibilidad en los espacios físicos, de uso público o uso privado, sin embargo, sólo comprende la accesibilidad a espacios físicos pero no a la información, pensando en aquellos que tienen discapacidad para entender o ver mensajes, aquellos que no pueden escuchar y tienen problemas en decodificar un mensaje, quedando todos excluídos de esta normativa.

Deja tu comentarios aqui

Deja un comentario