Opinión : Gobernadores regionales una nueva oportunidad para mejorar nuestros territorio.

Pauline Vial
Directora ejecutiva de UNE

La mega elección del mes pasado llevó a la ciudadanía por primera vez a escoger a las mayores autoridades de las 16 regiones del país. Más allá de las sorpresas, segundas vueltas y los ánimos y proyecciones dispares del mundo político sobre este nuevo rol, quienes formamos parte del ecosistema productivo regional estamos expectantes y atentos al impacto de este cambio en la práctica.

¿Qué hará un gobernador regional? La nueva autoridad presidirá el Consejo Regional y estará a cargo de impulsar las políticas y planes de desarrollo para su región, como por ejemplo el fomento de áreas verdes y desarrollo urbano. En paralelo, el gobernador tendrá que convivir con la nueva figura del delegado presidencial, quien será designado por el Presidente y estará a cargo de la seguridad, orden público y de dirigir situaciones de emergencia, entre otros ámbitos.

Consideramos que todas aquellas modificaciones que contribuyan a la descentralización del país son positivas, porque permiten que los diagnósticos, problemáticas y soluciones sean abordadas con una mirada regional, siendo más efectivas y eficientes. Para resguardar esta aproximación es importante que los proyectos que aún se tramitan en el Congreso -el que establece el traspaso de competencias al gobernador y la ley que regula su financiamiento- resguarden este foco.

Porque desde el próximo 14 de julio y durante cuatro años, con la opción de poder extenderlo un período más, los gobernadores tendrán que dilucidar varios temas, entre ellos, el que la mayor parte de la inversión en la región por ahora va a seguir dependiendo de los ministerios.

Somos conscientes de que este cambio se trata de un proceso gradual que requiere ajustes y que mostrará aciertos y errores, pero el país espera con ansias espacio para voces que no siempre son escuchadas y que permiten conocer lo que pasa en todos los territorios; anhelo que se plasmó en la elección de los integrantes de la Convención Constitucional.

Por eso, como Un Nuevo Equilibrio estamos fomentando el proceso de descentralización, que consideramos es una oportunidad para un desarrollo integral, que se ve robustecido cuando reforzamos y difundimos las iniciativas económicas que surgen desde las regiones, replicando y escalando aquellas que contribuyen al Chile que queremos construir en conjunto.

Queremos participar del diálogo que generen las nuevas autoridades regionales, a quienes les ofrecemos nuevas voces, realidades y desafíos, que nos permitirán abrir más y mejores espacios de discusión y desarrollo para construir un Chile, diverso y cohesionado, dinámico y colaborativo, exigente y justo, emprendedor y sostenible y, libre y democrático.

Deja tu comentarios aqui

Deja un comentario